21/11/20

Blog XLIII

 
Hoy, en pleno apogeo de una resaca monumental (nota mental y consejo vario: no tienes el saque que tenías antes de la cuarentena, no estaría mal que lo tuvieses en cuenta) me ha dado por contar los eventos en los que he participado. En plan en mi vida. O los que he ido apuntando y recuerdo, claro, que alguno del que no estaba muy orgulloso no tomé nota en su momento. Casi trescientos. Entre micros abiertos coordinados, recitales, firmas y conciertos: trescientos carteles con mis manos detrás. 
No os voy a engañar: me ha entrado una nostalgia perruna. Muchos carteles en sitios que ya no existen, muchas compañías que ya no frecuento y carteles con Gata y Damay, por ejemplo, que ya no se podrán repetir. 
Seguimos. Es lo único que tengo claro. Aunque ya no tenga seis firmas de libro por cada feria y no me llamen para participar en casi nada: seguimos.
O sigo.

Madrid, noviembre de 2020.
P.



2 comentarios:

  1. Los recuerdos siempre formarán parte de nosotros, nos hacen ser quienes ahora somos, pero hay que mirar hacía delante y muchas veces es mejor hacerlo sin volver la vista atrás.
    Seguimos.

    Un fuerte abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudo, pero a veces cuesta, Rita.Hay una espinita ahí.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar