13/9/20

Ahí arriba


A Damay Rial, que con sólo veintiún años.

"Por la vida
mi amor
por la vida."
ANA PÉREZ CAÑAMARES

La muerte es como una jarra de agua
    helada
apoyada en el quicio de una puerta por abrir.

Cuando alguien
   a tu alrededor
cercano o no
  querido o no tanto
admirado o indiferente
fallece, es asesinado
   o sufre un accidente nefasto
valoras de una forma inútil y efímera
tu vida.
El ser humano es capaz de contemplar
 tener en cuenta
su propia muerte
  (en frío).
Es capaz de admitir he tenido mi tiempo
se acabó
ha sido suficiente.
El ser humano es capaz de agarrarse
   como si de un clavo al rojo vivo se tratase
a que una persona, mayor que él
deje este mundo
(porque era su hora).

Pero, cuando una persona
deja la vida con veintiún años
sólo veintiún años
 con tantísimo que dar
tantísimo que ofrecer
sólo queda aceptar que nadie
                 está al mando

  no one
is calling the shots

 o tiene un plan

    ahí arriba.


4 comentarios:

  1. Yo lo llevo pensando, dadas las circunstancias actuales, desde hace un tiempo. Nadie está al mando y el "porque era su hora" puede referirse ya a cualquiera de nosotros, me temo.
    Un poema precioso, triste y realista pero precioso.
    Un Saludo
    Melania

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste. Yo nunca he sido de la corriente de echarle las culpas o darle las gracias a nadie de por ahí arriba, pero la impotencia en estos casos te vuelve un poco agónico.
      A aprovechar lo que tenemos y nos toca, Melania.
      Un besazo.
      P.

      Eliminar
  2. Intensos y muy reales tus versos de hoy. La muerte no viene bien nunca, pero con veintiún años y con tantas cosas por sentir y por vivir es cuando se me para el alma, es cuando más cuenta me doy de que hay que aprovechar hasta el último minuto del día al máximo, que solo existe el aquí y el ahora.
    Un placer leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitas gracias, Rita. Era un aniversario triste en honor a una persona que era una fuente de alegría.
      Un honor saber que estás ahí, de veras.

      Un abrazo.
      P.

      Eliminar